El rincón de la Ciencia    I.S.S.N.: 1579-1149   nº 35, abril 2006
El polipropileno 
 A. Cañamero  (IES Victoria Kent, Torrejón de Ardoz)

El polipropileno es un plástico que se produce a partir de petróleo o gas natural por un proceso de polimerización, donde cadenas cortas de un producto químico (llamado monómero) se unen en presencia de un catalizador que posibilita la formación de cadenas largas llamadas polímeros. La unidad básica del polipropileno es el propileno

Polipropileno

La polimerización catalítica del propileno fue descubierta por el italiano Giulio Natta en 1954 y su uso comercial empezó en 1957.

Isotáctica

Al tratarse de moléculas altamente lineales, las moléculas de polipropileno tienden a tomar en estado sólido una estructura ordenada, semicristalina.

Es un termoplástico que cuando se calienta se reblandece y puede moldearse a presión y además una vez usado puede fundirse y moldearse de nuevo sin sufrir cambios en su estructura química.

Hoy en día el polipropileno es uno de los plásticos más vendidos en el mundo, debido a su versatilidad, sus buenas propiedades físicas y la competitividad económica de su proceso de producción. Sus principales características son:

Al adicionarle distintas sustancias (talco, caucho, fibra de vidrio, etc.) se potencian sus propiedades hasta transformarlo en un producto de ingeniería.

El símbolo utilizado para su identificación e indicar que se puede reciclar es:

Tiene innumerables aplicaciones:

En la industria alimenticia: Se usa para elaborar envases que se pueden meter al microondas, permitiendo cocinar los alimentos sin que pierdan sus jugos; envases para diferentes productos (queso, helados, yogurt, etc.); tapas para todo tipo de alimentos; bidones para agua mineral, pajitas para beber y envoltorios para snacks, cigarrillos, chicles y golosinas.

En  automoción, dada su alta resistencia  y dureza se utiliza en los paragolpes, frentes de tableros, baterías, etc.

En la construcción para caños para agua, accesorios, baldes para pintura,etc.

En Medicina para jeringuillas desechables, indumentaria quirúrgica, pañales desechables, toallas higiénicas, etc.

En Agricultura para envases de rafia para semillas, fertilizantes, hortalizas, azúcar, etc.

Aplicaciones en el hogar: muebles de jardín, juguetes, envases de videocasetes, envases de productos de limpieza, electrodomésticos, macetas, correas para bolsos, etc.

Industria textil: fibras para tapicería, cubrecamas, alfombras, ropa interior y deportiva, hilos, etc.