El rincón de la Ciencia I.S.S.N.: 1579-1149

nº 59 (junio-2011)

 

La ciencia de la magia:

Helado de invierno


Carolina García Moro, M.A. Gómez y A. Cañamero



¡Precaución! Esta experiencia solo se puede realizar en un laboratorio, en presencia de un adulto. Los materiales que se muestran en esta experiencia no son comestibles.

¡Qué buenos están los helados, pero en invierno con el frío que hace, no nos los dejan tomar! Parece que todo son problemas: ¡Cuidado con la garganta!, ¡Te vas a enfriar!, .... ¡Luego no te quejes!

En el D.I.G. (Departamento de Ideas Geniales), nuestros magos han encontrado una solución a este problema: hemos inventado el auténtico helado de invierno.

¿Qué necesitamos?

  • Acetato de sodio.

  • Alcohol etílico.

  • Recipiente para la mezcla

  • Cuchara para servir helados.

  • Cucuruchos de galleta o tarrinas de helado.

  • Cerilla o mechero.

 

¿Cómo lo hacemos?

En un recipiente de plástico o cristal, añadimos cierta cantidad de acetato de sodio (dependiendo de la cantidad de mezcla que queramos obtener), a continuación, añadimos alcohol etílico y agitamos hasta conseguir la consistencia deseada. Una vez que está hecha la mezcla adquiere una consistencia muy parecida a la de un helado de limón y puede servirse con la cuchara en forma de bola en un cucurucho de galleta o en una tarrina.

!Voilà!

Ya está hecho el helado de invierno. Ahora solo queda acercar la llama de un mechero o de una cerilla y… ¡mira cómo arde!

¿Por qué ocurre esto? 

El acetato de sodio se compra en forma de polvo finamente dividido y al mezclarlo con el alcohol, forma una mezcla homogénea que adquiere la misma textura que un helado. Como además, el alcohol tiene un ligero color amarillo, parece enteramente un helado de limón. Al acercar la llama de una cerilla o mechero, el alcohol entra en combustión, con una llama de color amarillo debido a la presencia del Na del acetato.


Copy Left: Salvo indicación expresa, todos los contenidos de esta página se encuentran bajo una licencia Creative Commons. Puedes usarlos, siempre que no se haga con fines comerciales y se cite su origen y al autor.