El rincón de la Ciencia   (Noticias breves, n-66)


Almacenamiento químico de la energía solar

Uno de los problemas que presenta la energía solar es el de su almacenamiento y transporte. Para ello, es necesario primero transformarla en otro tipo de energía. El sistema que se utiliza tradicionalmente es transformarla en energía eléctrica que se acumula en baterías, pero estas presentan el problema de ser demasiado pesadas y, por tanto, muy caro su transporte; además de contaminantes.

En el proyecto SOLZINC, financiado por la Comunidad Europea, se ha conseguido diseñar una planta piloto con un reactor químico que  mediante energía solar  transforma el óxido de zinc en zinc metal. El zinc puede liberar posteriormente la energía mediante procesos químicos. Por ejemplo, reacciona con agua y con los ácidos produciendo hidrógeno que puede quemarse posteriormente. El zinc también se utiliza en pilas de combustible y en baterías zinc-aire. El resultado es que sirve como vehículo para almacenar la energía y transportarla a unos costes razonables.