El rincón de la Ciencia                       

nº 25,   Febreo de 2004                       

Ciencia y Literatura

  I.S.S.N.: 1579-1149

La brújula del capitán Ahab (Moby Dick)

M.A. Gómez y J. L. López Lasala (IES Victoria Kent, Torrejón de Ardoz (Madrid)


"En su lecho de muerte dijo que había disfrutado de la vida y que sólo le apenaba 
morir porque había empezado a leer Moby Dick y quería saber cómo acababa."
                                                                       
(Títulos finales de
Zelig, de Woody Allen)

Moby Dick, la novela que escribió Herman Melville durante el frío invierno de 1850-51 en una alquería de las montañas de Massachusetts, describe la activa industria ballenera de los puertos marítimos de aquella Nueva Inglaterra. Relata la titánica peripecia del capitán Ahab a bordo del buque Pequod, en su persecución de una gigantesca ballena blanca llamada Mocha Dick en las viejas leyendas balleneras y, en la novela del autor neoyorquino, Moby Dick. Es un relato épico sin igual en las literaturas de entonces, donde la tierra, los bosques, las ciudades o las praderas dejan paso a la inmensidad azul del Océano Pacífico. Toda la fuerza del universo se encarna en una ballena que llevará la destrucción y la muerte a los barcos y su tripulación.

Son muchos y apasionantes los episodios de esta obra, pero elegimos uno muy significativo desde el punto de vista de la repercusión de la ciencia en la literatura: aquél en el que el capitán proclama su triunfo sobre la piedra imán. Tras una larga noche de tormenta, nuestro hombre advierte un extraño fenómeno: como consecuencia de las descargas eléctricas se ha invertido el campo magnético de la brújula.

Gregory Peck caracterizado como el Capitan Ahab en la película Moby Dick de John Huston

"- ¡Ja, Ja! , barco mío. Ahora se te tomaría por el propio carro del sol! ¡Oh naciones! ¡Todas a proa! ¡Os traigo al sol! ¡Un yugo sobre las olas, una yunta en el mar, y lo guío yo!

Más sorprendido súbitamente por alguna idea contraria, corrió al timón, preguntando bruscamente que rumbo llevaba el buque.

- Este-Sureste, señor -dijo el asustado timonel.

- ¡Mientes! -dijo el capitán, dándole un puñetazo-. ¿Rumbo hacia el Este a esta hora de la mañana y con el sol a popa?

Al oírlo, todo el mundo quedó azorado, pues el fenómeno recién observado por Ahab se les había escapado, inexplicablemente, a todos los demás, producto acaso de su misma cegadora evidencia.

Metiendo casi la cabeza en la bitácora, Ahab echó una mirada a la brújula y dejó caer lentamente el brazo que tenía en alto, vacilando, aparentemente, un momento. En pié detrás de él, Starbuck miraba también y, ¡oh!, las dos agujas señalaban al Este, pero el Pequod, indudablemente, iba con rumbo Oeste.

Mas antes de que cundiese la alarma entre la tripulación, el viejo dejó oír una risa seca y exclamó:

- ¡Ah! ¡Ya lo tengo! Ha ocurrido otras veces, señor Starbuck; el rayo de anoche cambió nuestra aguja ..., eso es todo. ¡Supongo que ya lo habrán oído decir!

- Si, aunque a mí nunca se me ocurrió, señor -dijo sombríamente el pálido segundo.

- Debo hacer constar aquí que accidentes de este tipo han ocurrido en más de una ocasión a buques, en el curso de violentas tormentas. La fuerza magnética que hay en la aguja de marear, es, como todo el mundo sabe, esencialmente lo mismo que la electricidad contenida en el espacio. Así que no es extraño que sucedan tales cosas. En los casos en que el rayo ha caído directamente en el buque, llegando a destruir parte de las vergas y aparejo, los efectos sobre la aguja magnética han sido a veces más funestos aún, perdiendo por completo sus características de imán, de modo que el acero magnético de antes no aventaja en su utilidad a la simple aguja de hacer calceta de una vieja esposa. En ninguno de ambos casos vuelve a recobrar la aguja sus primitivas propiedades; y si el daño alcanza a la brújula de la bitácora, la misma suerte espera a cuantas otras pueda haber en el buque, aunque se hallaran situadas en la sobrequilla."

Pero el capitán Ahab encuentra pronto una solución que le permite construir una brújula con la que sustituir los instrumentos averiados y que le hace proclamar su dominio sobre el imán.

"Estuvo el viejo paseando unos instantes por cubierta ensimismado en fluctuantes divagaciones, hasta que al escurrírsele el talón de marfil se fijó en los aplastados visores de cobre del sextante que tirara el día anterior.

- ¡Oh, tú, pobre y orgulloso escrutador del cielo y guía de pilotos! Ayer te destrocé yo, y hoy, poco ha faltado para que la brújula me destruyera a mí. Así, así. Pero Ahab reina todavía sobre el imán. Señor Starbuck: una lanza sin astil, una mandarria y la guja de coser más pequeña que tengan los veleros. ¡En seguida!

[...]

- Muchachos -dijo, volviéndose pausadamente hacia la tripulación, cuando Starbuck le entregó cuanto había pedido-: Muchachos, hijos míos, el rayo invirtió las agujas del viejo Ahab; pero con esta brizna de acero puede él hacer otra por sí mismo, la cual señalará tan segura como cualquier otra.

[...]

De un golpe con la mandarria le quitó Ahab la punta a la lanza, y entregándole luego a su segundo la larga barra de hierro que quedó, le mandó sostenerla verticalmente en el aire, sin apoyo alguno de la cubierta. Luego que hubo reiteradamente golpeado y aplastado con la mandarria la extremidad superior de la barra, colocó encima la aguja roma de coser, martillándola con fuerza menor varias veces. La guja seguía sostenida por el segundo oficial. Hizo luego algunos movimientos extraños, no se sabe si porque resultaran imprescindibles para imantar el acero, o simplemente para impresionar más a la tripulación; luego pidió un hilo y se encaminó a la bitácora, sacó las agujas estropeadas y colgó horizontalmente la de coser que llevaba, sobre la rosa de los vientos. Al principio, el acero comenzó a dar vueltas convulsivas, pero al cabo quedó parado en su sitio, y Ahab, que ávidamente había estado esperando tal resultado, se separó de la bitácora, , y señalando con el brazo extendido hacia ella, exclamó:

- ¡Ved por vosotros mismos si Ahab ha perdido su dominio sobre el imán! El sol está en el Este y la aguja lo confirma."

La historia que nos cuenta Herman Melville, lejos de ser una fantasía, puede ser perfectamente verídica. Efectivamente puede magnetizarse una barra de hierro golpeándola con un martillo. Sin embargo, resultaría más fácil si previamente la barra se orienta paralelamente al campo magnético terrestre. De esta forma, los golpes ayudan a que los dominios magnéticos se reorganicen y se orienten con respecto al campo de la tierra. Si se trata de una aguja, bastaría colgarla de un hilo para que se oriente en la dirección Norte-Sur y, por tanto la podamos utilizar como brújula.

Unas instrucciones más detalladas para realizar la experiencia pueden encontrarse en este mismo número de El rincón de la Ciencia, en: Cómo fabricar un imán