El rincón de la Ciencia I.S.S.N.: 1579-1149

nº 46 (julio-2008)

¿Sabes explicar por qué ...

... el humo de los espectáculos no afecta a los artistas? (sq-4)


José Antonio Montiel. IES Séneca, Córdoba


 

¿SABES EXPLICAR POR QUÉ... el humo de los espectáculos no afecta a los artistas?

 

Muchas veces habrás visto en televisión o incluso en alguna actuación musical en directo cómo de repente una espesa niebla cubre a los cantantes o los bailarines sin afectarles en lo más mínimo, sin causarles problemas respiratorios en absoluto. Lógicamente, habrás pensado que no podría tratarse del humo que se desprende en la combustión, pues su composición de vapor de agua, óxidos de carbono y cenizas en suspensión, además de otros compuestos que dependerán de las sustancias quemadas, lo mínimo que produce es una molesta tos en las personas que lo inhalan. En el peor de los casos puede ocasionar severas intoxicaciones como las que causan los incendios en inmuebles con poca ventilación donde se queman los forros de los sillones y objetos de plástico, entre otras cosas, que muchas veces tienen peores consecuencias que las derivadas propiamente del fuego.  

El efecto comentado, que sirve para dar un toque de misterio a la actuación, se consigue gracias al dióxido de carbono, un gas presente en el aire, y que sabemos a ciencia cierta que no nos produce ningún efecto, pues nosotros mismos lo expulsamos como un subproducto de nuestra respiración. No obstante, el CO2 es un gas a temperatura y presiones ordinarias, incoloro, inodoro e insípido, por lo que, aparentemente, es difícil creer que nos proporcione las característica de niebla densa que vemos en los escenarios.

La explicación en realidad es muy sencilla: se utiliza hielo seco. Así se conoce al dióxido de carbono en estado sólido, que se puede conseguir al introducirlo en recipiente a elevadas presiones, y que para estos usos se denominan máquinas de humo. La temperatura de sublimación, es decir, el paso de sólido a gas directamente, de dicha sustancia a la presión atmosférica es de -78 ºC. Por ello, en cuanto se abre la válvula del recipiente liberando la carga de CO2, normalmente en forma de cilindros o grandes pastillas, este hielo seco o nieve carbónica como también se le conoce al hacer referencia a su color blanco en estado sólido, sublima creando unos vapores también blancos con un bonito efecto.