El rincón de la Ciencia    I.S.S.N.: 1579-1149   nº 37, septiembre 2006
Un grifo que gotea (PR-51)
M.A. Gómez

En todas las casas es fácil encontrar un grifo que gotea, bien porque ha quedado mal cerrado bien porque está averiado. ¿Te has preguntado alguna vez cuánta agua se pierde al cabo del día de esta manera? 

En esta experiencia vas a medir la cantidad de agua que se pierde en un día en un grifo mal cerrado.

¿Qué necesitamos?

En primer lugar vamos a necesitar un reloj para poder medir el tiempo durante el cuál está goteando.

En segundo lugar un instrumento de medida de volúmenes. En casa, en la cocina, seguro que puedes encontrar vasos graduados para medir volúmenes. Si no lo encuentras, siempre te puedes ayudar de una botella de agua, o de otras bebidas, de volumen conocido.

¿Qué vamos a hacer?

Cuando localizemos un grifo que gotee, simplemente vamos colocar el vaso graduado o la botella debajo para dejar que se vaya llenando de agua, a la vez que medimos el tiempo que tarda en hacerlo.

Una vez tomados los datos, sólo tienes que hacer un simple cálculo matemático para averiguar cuánto agua se pierde en un día.

INTÉNTALO. ¿Te parece poca o mucha la cantidad? Seguro que te llevas una sorpresa.

 

Otros EXPERIMENTOS