Huellas dactilares (PR-30)
M. A. Gómez (IES Victoria Kent, Torrejón de Ardoz) El rincón de la Ciencia             nº 22, Abril 2003

En el artículo Identificación de huellas dactilares que publicamos en este mismo número de El rincón de la Ciencia, se describen algunas técnicas de laboratorio para revelar las huellas dactilares que quedan en algunos objetos. Pero, esto también lo podemos hacer en casa con materiales parecidos.

¿Qué necesitamos?

Preparación del revelador

Uno de los métodos más utilizados para revelar huellas dactilares es espolvorear la superficie en que se encuentra la huella con carbón activo muy finamente pulverizado. En casa no solemos tener carbón activo, pero podemos llegar a conseguir una sustancia que lo sustituya: vamos a trabajar con polvo de grafito. Lo más importante es que quede dividido muy finamente.

Para prepararlo vamos a frotar con la mina de un lápiz sobre una superficie metálica lisa. Por ejemplo, sobre la cara interna de unas tijeras. Frota hasta conseguir una pequeña cantidad de polvo negro.

¿Cómo lo hacemos?

En primer lugar necesitamos tener alguna huella que revelar. Para conseguirlas huntate crema de manos en los dedos y después imprime tu huella sobre un papel o sobre una superficie de plástico.

Para revelarlas, si la superficie es clara o transparente espolvorea el polvo de grafito negro por encima. Si la superficie es oscura, espolvorea unos pocos polvos de talco.

Vuelca los polvos sobrantes con cuidado y golpea con los dedos, con suavidad. el papel o el plástico para que la vibración haga caer el polvo sobrante.

Observa la huella que ha quedado marcada. Puedes utilizar una lupa para verla con más detalle. Puedes, también, probar a buscar huellas en otras superficies.

Otros EXPERIMENTOS