El rincón de la Ciencia                       

nº 63,   diciembre de 2012

Gente de Ciencia

ISSN: 1579-1149


José Antonio López Guerreo

Neurovirología. Divulgación científica

Edad: 50

Formación:

Doctor en Ciencias Biológicas (especialidad Bioquímica).

Campo de trabajo

Neurovirología. Estudio de los  los mecanismos moleculares por los cuales las células  que forman la mielina que recubre las neuronas del sistema nervioso central son susceptibles a la infección por el virus herpes.

Centro de trabajo

Profesor de microbiología. Departamento de Biología Molecular, Universidad Autónoma de Madrid.

Director de Cultura Científica del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa

  

¿Cómo te interesaste por las ciencias? 

Recuerdo que cuando tenía 12 años me ponía a escribir y explicar  rudimentarias fórmulas químicas a los compañeros de barrio, en mitad de un “bote bolero” (¿o era volero, por volador?), un “resca” o el juego de “dola”. Siempre tuve claro que me gustaba la biología, la ciencia de la vida. Una disciplina desconocida como opción laboral y, a veces, menospreciada desde ópticas más técnicas, pero de una grandeza casi poética, pues profundiza en los misterios y mecanismos de la naturaleza. Todavía recuerdo aquel estudiante de bachillerato, examinando de cuclillas los artejos de cualquier pequeño escarabajo.

¿Cuáles fueron tus primeros pasos con la Biología?

Estudié en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y dentro del «macroentorno» que engloba la biología acabé, llevado por la corriente de uno de los mejores centros de investigación de España, en biología molecular. Gracias a mi buen expediente académico, en tercero de carrera fui «captado» para la causa molecular por uno de los microbiólogos más grandes que tuvo nuestro país, David Vázquez, uno de los científicos fundadores del Centro de Biología Molecular, al que me incorporé, con más miedo que vergüenza, en septiembre de 1983. Realicé mi trabajo postdoctoral en el Centro de Investigaciones Biológicas y en el Centro Alemán de Investigaciones Oncológicas, en Heidelberg, en Alemania, antes de volver a mi plaza de Profesor Asociado y posterior Titularidad en la UAM.

¿En qué has trabajado?

Al terminar la especialidad de bioquímica y biología molecular en 1985, empecé a desarrollar mi primer trabajo de investigación bajo la siguiente pregunta: ¿por qué algunas células del sistema inmune parecían ser menos sensibles a la infección por virus que el resto de las células? Monocitos, macrófagos, células asesinas naturales, linfocitos y virus, sobre todo muchas especies de virus animales, empezaron a pasar ante mis manos y mis cultivos. Recuerdo la emoción del primer gel de proteínas que obtuve con las diferentes moléculas de virus tan importantes para el hombre, como el de la polio, herpes o el de la vacuna, tras infectar la que sería la reina de mi periplo doctoral (y posdoctoral), la línea de monocitos humanos U937.

Después, llegaron los posdoctorales; el primero, intenso y de un valor clínico prometedor, sobre la elaboración de una vacuna terapéutica contra un modelo de artritis reumatoide en ratas. Todavía sigue la investigación básica en ese campo, pero aquellas tardes de valoración de movilidad animal, cuando comprobábamos que ratas tratadas con la vacuna recombinante eran inmunes a la enfermedad, justificaron todas las tardes infructuosas y las noches tratando de encontrar distintas combinaciones genéticas para elaborar nuevos protocolos. Por fin, en 1993 llegó el tan temido, pero excitante, momento en cualquier carrera científica, como es la aventura en un centro de investigación extranjero.

En Heidelberg, ciudad tan impresionante que mereció el «indulto» de las bombas aliadas en la Segunda Guerra Mundial, estudiamos algunos de los mecanismos que subyacen tras la transformación celular, base del desarrollo de tumores. La aventura en un laboratorio fuera de nuestras fronteras nunca debería faltar en la formación científica. Además de perfeccionar algunas de nuestras técnicas desarrolladas durante el doctorado, por ejemplo, es un buen momento para practicar nuestro dominio del inglés (y alemán en mi caso...), aumentar nuestra confianza y autoestima investigadora y comprobar que, a pesar de la gran diferencia presupuestaria con los principales países del mundo, España forma excelentes científicos. Por desgracia, esos excelentes científicos que cada vez con menos presupuesto, menos apoyo institucional y menos financiación de proyectos, contratos y becas destacan y se pueden comparar con cualquier investigador de cualquier país, tienen que abandonar España y producir, y ser productivos, en cualquier otro laboratorio del mundo que nunca invirtió en su formación. Algo muy triste, que, hoy por hoy, y con la deficiente trayectoria política en este sentido, no da la impresión de mejorar en un futuro previsible…

¿A  qué te dedicas ahora?

Soy profesor titular de microbiología (Departamento de Biología Molecular) en la Universidad Autónoma de Madrid y dirijo un pequeño grupo de investigación sobre neurovirología. Intento investigar los mecanismos moleculares por los cuales las células (oligodendrocitos) que forman la mielina que recubre las neuronas del sistema nervioso central son susceptibles a la infección por el virus herpes simplex tipo 1, el mismo que nos produce las calenturas en la boca y la nariz cuando estamos estresados y que ha sido implicado en la etiología de algunas enfermedades neurodegenerativas, como la esclerosis múltiple o el alzheimer.

Por otra parte, soy Director de Cultura Científica del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa. Además de mis obligaciones docentes e investigadoras, colaboro con diferentes medios de comunicación: prensa (El Cultural), radio (Radio 5, Radio Exterior de España, Radio Utopía), TV (Mi+dTV). Finalmente, soy autor de 8 libros de divulgación y más de 100 artículos entre científicos y también difusión científica.

Enlaces:

- Página principal: www.uam.es/ja.lopez

- Cultura científica semanal: http://www.cbm.uam.es/ccientifica/Enlaces.html

- Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/José_Antonio_López_Guerrero 


Copy Left: Salvo indicación expresa, todos los contenidos de esta página se encuentran bajo una licencia Creative Commons. Puedes usarlos, siempre que no se haga con fines comerciales y se cite su origen y al autor.