El rincón de la Ciencia I.S.S.N.: 1579-1149

nº 27 (septiembre-2004)

Arthur Guyton y la fisiología cardiovascular (RC-72)


Javier S. Mazana 
(Inmunólogo y Académico)


 

 

 

 

Arthur Clifton Guyton

(1919-2003)

 

A los 83 años de edad ha fallecido el Dr. Guyton (8 septiembre 1919 - 3 abril 2003) a consecuencia de un accidente de tráfico. Profesor Emérito de Fisiología y Biofísica de la Universidad de Mississippi en Jackson (USA), en 1955 fue nombrado director del Departamento de Fisiología y Biofísica de la Facultad de Medicina adscrito a dicha universidad, puesto que ocuparía hasta septiembre de 1989, fecha de su jubilación. Su Tratado de Fisiología Médica, "el Guyton", ha marcado un hito en la bibliografía médica y en la formación médica continuada durante los últimos 50 años. La 1ª edición en español es de 1963 y corresponde a la traducción de la 2ª edición en inglés de 1961. El Dr. John E. Hall, quien le sucedió en la dirección del citado departamento, estima que cada año se venden entre 140.000 y 150.000 copias de la última edición de este. Ello le permitió sacar adelante sin excesivos problemas a sus 10 hijos, todos médicos. Publicada por vez primera en 1956, ha sido traducida a 15 idiomas.

En su curriculum vitae más de 600 publicaciones en revistas del prestigio de la Am. J. Physiol., Physiol. Rev., Circ. Res., Annu. Rev. Physiol., Physiologist. Su primer artículo de 1946 describe un método electrónico para cuantificar el tamaño de las partículas en un aerosol. Se licenció en su universidad natal en 1939, trasladándose a Harvard en 1943 donde pronto empezó a destacar. En octubre de 1946 durante su periodo de residente en cirugía en el Massachussets General Hospital contrajo la polio, desarrollando una parálisis residual que le obligó a abandonar la cirugía cardiovascular y a dirigir su futuro hacia la docencia y la investigación. Durante la Primera Guerra Mundial sirvió primero durante 4 meses en la Armada en Bethesda en el National Naval Medical Center donde se enroló el 1 de enero de 1944, y más tarde en Camp Detrick en Maryland, investigando en la guerra bacteriológica durante 22 meses.

El libro del profesor Guyton hizo posible que muchos estudiantes de Medicina accediéramos a las intimidades de la fisiología a nivel celular y subcelular: el AMP cíclico de Earl Sutherland que se comportaba como el 2º mensajero hormonal, los finos equilibrios de Henry Starling que gobiernan las presiones a nivel capilar, y la bomba ATPasa Na+K+ de membrana descubierta por Ian Glynn, que opera contragradiente electroquímico y permite el trasporte activo con gasto energético. Otra obra emblemática de las que hacen época, fue el Curso breve de Bioquímica de Albert Lester Lehninger (1917-1986). La bioquímica fue apasionante y una materia particularmente atractiva. Este bioquímico de reputación universal demostró en 1951 que el transporte de electrones desde el NADPH al oxígeno molecular es la fuente de energía inmediata para la fosforilación oxidativa.

El Dr. Guyton es considerado como un experto mundial en fisiología de la presión arterial. Durante la década de 1950 estimó el gasto cardiaco y halló que la presión en el espacio intersticial es negativa. Puso a punto nuevas técnicas de perfusión de órganos y estableció modelos matemáticos computacionales que parten de los análisis matemáticos de circuitos electrónicos que emprendiera durante sus estudios pregraduados. Toda la fisiología guytoniana transpira este interés casi obsesivo en el control de estos sistemas de autoregulación homeostática. Una de las grandes contribuciones de Guyton a la fisiología fue la del control de la presión arterial por el riñón. Carl F. Ludwig (1816-1895) propugnaba la ultrafiltración glomerular como el mecanismo básico para la formación de la orina. Norbert Goormaghtigh (1890-1960) había descrito células granuladas "epitelioides" en las paredes de la arteriola aferente que controlarían el flujo renal (descubrió también las células lacis). Un discípulo de Ludwig, el fisiólogo Robert Tigerstedt (1853-1923) y Per Bergman en Estocolmo, había descubierto la renina en las células granulares. Guyton, partiendo de un análisis teórico realizado por ordenador, propone en 1964 un nuevo mecanismo de auto-regulación del flujo sanguíneo en el glomérulo renal mediante un control por retroalimentación (feedback) a nivel del aparato yuxtaglomerular. Klaus Thurau en el laboratorio de Carl Gottschalk en Chapel Hill, el 28 de febrero de ese mismo año, logró disminuir el diámetro tubular proximal mediante la inyección retrógrada de una solución 150 mM de NaCl demostrando que el descenso de la osmolaridad del fluido tubular era la señal autorreguladora. De esta época merece también citarse a toda una pléyade de brillantes fisiólogos renales: Berliner, Beyer, Davenport, Giebisch, Gilman, Mudge y Wirz, entre otros.

El Dr. Guyton fue una personalidad destacada de la Biomedicina del siglo XX, un gigante de la Fisiología, que enseñó durante casi medio siglo a un gran número de universitarios. Su tratado de fisiología médica sigue siendo un acicate para muchos médicos inclinados vocacionalmente hacia la investigación y la docencia. Ese es su mejor legado, amén de sus hijos que atesoran los valores más nobles de su padre: su capacidad para el éxito y la honestidad intelectual.