El rincón de la Ciencia nº 20 (Febrero-2003)
El vidrio es un líquido  (RC-53c)


M. A. Gómez


¿Cómo es posible semejante afirmación?

Los vidrios, que tan familiares nos resultan, como estamos hartos de ver, tienen un aspecto macroscópico que se corresponde con el de un sólido típico; de hecho el vidrio es uno de los materiales más duros que conocemos. Sin embargo, desde el punto de vista molecular el vidrio es un líquido sobreenfriado. Lo que ocurre es que se trata de un material muy viscoso y, por tanto, la velocidad con la que fluye es muy lenta; tan lenta que tardaría cientos de años en lograr fluir a temperatura ambiente.

Cuando se prepara el vidrio se trabaja a altas temperaturas de forma que se comporta como un líquido. Pero cuando se enfría (entorno a unos 1500 ºC) aumenta tanto la viscosidad que las moléculas prácticamente pierden el movimiento de traslación, se mueven tan lentamente que nunca encuentran la orientación adecuada para formar un sólido cristalino y mantienen una estructura amorfa que corresponde a un liquido sobre enfriado.

En la imagen puede verse el vidrio fluyendo a alta temperatura vidrio.jpg (14870 bytes)

Podemos encontrar otros ejemplos de sustancias que tienen este comportamiento. Es el caso del hule y otros plásticos en los que cuando se enfrían nunca llega a alcanzarse el estado cristalino y, aunque macroscópicamente tienen el aspecto y las propiedades típicas de un sólido, desde el punto de vista molecular se comporta como un líquido.

Puedes encontrar más información en:

¿Qué es un líquido sobreenfriado?

Calentador químico para biberones. Un ejemplo de líquido sobreenfriado.