El rincón de la Ciencia nº 16 (Mayo-2002)
Más sobre la ciencia  (RC-35d)

J.A. Martínez Pons  (IES Las Lagunas, Rivas Vaciamadrid)


Contestación enviada al artículo Ellos las prefieren ... ¡Ciencias! publicado en el nº 14 (Diciembre de 2001) de El rincón de la Ciencia

En el rincón de la ciencia aparece, en una serie de artículos, puesta en evidencia la mayor "¿Qué es la ciencia?. No puedo negar mi proximidad al pensamiento del Prof. Ortego.

Es más, el término científico es utilizado hasta por quienes se oponen al concepto tradicional de ciencia. Ahí tenemos toda una pléyade de astrólogos, quiromantes, videntes, grafólogos, incluso abducidos que reclaman para su forma de conocimiento la categoría de ciencia, eso si, opuesta a la ciencia que se enseña en la Universidades que siempre, según estos personajes, es toda mentira.

Sin más que levantar la cabeza entre los desordenados estantes de mi leonera de trabajo, me encuentro con títulos como "La psicología mito científico" ( por favor no me conviertan el conocimiento del espíritu en el del higo, para ahorrar una p), " La falsa medida del hombre" o "Astrología física", " La física una aventura el pensamiento", "Sobre ciencia", o "Más allá de la física". Entre los autores Bill Barnes, Einstein o Heisenberg. Es decir los temas apuntados por Ortego y sus respondedores es profundo.

Hoy día toda forma de conocimiento pretende ser "científico", pero la mismo tiempo científicos de título pretenden transcender su parcela y llegar más lejos.

Pero en resumen ¿Qué es la ciencia? No creo que haya una respuesta clara. Si la hubiera no habría tanta ambigüedad práctica. Para mí y con muchas dudas es una forma de aproximación a la verdad mediante un método, el método científico ( y ya hemos caído como casi siempre que se pretende definir algo, en el círculo vicioso), cuya característica principal es llevar implícita su propia falsabilidad, es decir, grosso modo me alineo con Karl Popper. Así se me hace muy cuesta arriba aceptar que la psicología , la sociología., e incluso la economía puedan considerarse ciencias. (si no sabemos a ciencia cierta lo que hace un electrón, ni siquiera lo que es en verdad un electrón, ni siquiera si existe, ¿cómo pretendemos ilusos de nosotros saber y medir como funciona la mente humana) lo cual nos las excluye como formas muy interesantes del conocimiento humano.

Por otra parte , tampoco tengo fe religiosa en la infalibilidad de la ciencia, aunque creo en su progreso, ni que la ciencias y de ellas la que más me interesa, la física, sean capaces de explicarlo todo. En resumen para mi la ciencia es un método asintótico de aproximación a la verdad, tal vez ni eso sino más bien una aproximación oscilando más o menos en torno a la asíntota, Y ya estoy empleando el lenguaje matemático, pero, al menos desde Galileo y Newton es la mejor forma de enunciar la ciencia. Cuando esta recurre al lenguaje "normal", una de dos o recurre a abstrusos neologismos o utiliza términos del lenguaje vulgar. Los primeros carecen de significado para la mayoría, los segundos, valga por ejemplo el "Big Bang", propuesto en tono de burla por Fred Hoyle, dan origen a interpretaciones no adecuadas.

La ciencia pues propone modelos, partiendo de principios que desarrolla en forma de teorías que deben llevar implícita su propia falsabilidad. Al final toda teoría científica, por bien asentada que esté acabará mostrándose o incompleta o simplemente falsa, aunque haya "funcionado" más o menos tiempo, incluso funcionado muy bien: calórico, éter etc... y muchas de las predicciones que en base a ellas se hicieron, primera piedra de toque de una teoría, fueran correctas.

La ciencia está hecha por seres humanos utilizando fundamentalmente un instrumento "no científico", su propia mente. ¿Significa ello una contradicción en los términos?. Incluso los instrumentos de medida, que son los que nos proporcionan los presuntos datos objetivos, ¿Son objetivos? Conste que en este campo me siento muy próximo a Mach, creo lo que mido cuando lo mido bien, pero ¿cómo sé que estoy midiendo bien y con el instrumento adecuado? Durante más de treinta años he estado midiendo conocimientos de mis alumnos sin un instrumento, porque la mayoría de pruebas simplemente miden unas respuestas a unas preguntas que se supone están en relación directa con los conocimientos reales, otras cosas que la ley me manda medir, para mi son inmensurables como "aptitudes y actitudes" pero ese es otro tema.

Desde luego no niego valor a la interpretación ajena a los modelos matemáticos, insistiendo en que hacer matemáticas no sólo es calcular: establecer una relación "mayor-menor- igual" ya es hacer matemática, disiento pues de la postura de más de un eminente amigo, como el profesor Julio Gutiérrez, hacer física hoy día sin matemáticas es simplemente imposible. Privar a la física de la cuatitatividad es amputarle el brazo derecho. "Cualitativo es cuantativo de segunda clase" más o menos dijo lord Kelvin. Es más, la mayoría de cuestiones "sin matemáticas" o "cualitativas" llevan implícita la cuantitatividad ( La pregunta tópica ¿Caen más deprisa los objetos pesados o los ligeros? Sería un ejemplo)

Es curioso que tanto la psicología en sus múltiples apartados, la sociología, la economía, hasta la lingüística buscan la matematización como garantía de rigor aunque en mi modesta opinión, salvo herramientas estadísticas que jamás permitirán hacer predicciones individuales, carecen de instrumento de medida adecuado. (Cuando un ingeniero calcula la estructura de un avión pretende que cada avión vuele, no que un x% aviones estadísticamente vuelen y de hecho lo consigue)

Un ultimo punto, una cosa es la ciencia y otra es su aplicación práctica. Por ejemplo la física y la tecnología, la mecánica y la arquitectura o la biología y el arte de diagnosticar y curar enfermos. A la gente le interesa la aplicación práctica, pero sin la primera no existe la segunda y país que descuida la formación en ciencias básicas está condenado a ser colonia, al menos tecnológica.

Corramos un tupido velo sobre el famoso "Que inventen ellos" de Unamuno, aunque no creo que jamás pasara por la cabeza de Don Miguel lo que muchos han pretendido que pasara y sólo quiso manifestar su prevención hacia al excesiva materialización de la sociedad que ya entonces se veía venir.

Como resumen y siempre dentro de mi escepticismo quiero apuntar que el método científico, más que la ciencia en sí, es una forma de buscar la verdad, pero ni es la única ni siquiera la más hermosa ("Entre una teoría matemáticamente elegante y una que explique cuatro puntos experimentales, me quedo con la primera" llegó a decir Paul Dirac) aunque a su favor tiene el llevar implicita su propia falsabilidad. Quizá fuera bueno dejar pues cada cosa en su sitio y que cada palo aguante su vela.

Bueno la verdad es que en estas líneas no he aclarado demasiado, son una contribución más al pequeño intercambio de pareceres, siempre enriquecedor, y ahí quedan.

Nota: Las citas de este texto son todas de memoria

Los otros artículos relacionados con este debate son:

Ellos las prefieren ... ¡Ciencias!

Ellos las prefieren ... ¡Ciencias! ... pero se casan con las morenas

¡Hay prestigios que matan!