El rincón de la Ciencia nº 15 (Febrero-2002)
Ellos las prefieren ... ¡Ciencias!
... pero se casan con las morenas 
(RC-35b)

Mª Puy Pérez


Contestación enviada al artículo Ellos las prefieren ... ¡Ciencias! publicado en el nº 14 (Diciembre de 2001) de El rincón de la Ciencia

En su artículo titulado  Los caballeros las prefieren ... ciencias, el Sr. Ortego defiende que en este momento hay una "inflacción" de las ciencias de tal manera que prácticamente todas las disciplinas se adjudican el epíteto científico, muchas veces de manera injustificada. Compartimos la opinión de que no todo el conocimiento ni las disciplinas que originan su estudio son científicas. La calificación de científico exige una serie de condiciones. No obstante no estamos de acuerdo con la visión de la ciencia que se desprende del artículo que estamos discutiendo.

El punto de vista de F. Ortego se fundamenta en dos puntos de reflexión. Por una parte argumenta que la clasificación "ciencia" o "científico" proporciona un determinado "status" al conocimiento que, como las rubias en la novela de Anita Loos y la película homónima de Howard Hawks, es altamente deseable o siguiendo con el lenguaje cinematográfico- psicoanalítico, se convierte en "ese oscuro objeto del deseo" de la mayor parte de las disciplinas académicas. No es nuestra intención analizar o discutir aquí en profundidad las motivaciones de ese deseo. Baste recordar con la diferencia en la financiación de los trabajos (¿de investigación?) según el grado de experimentalidad (¿ciencia?) otorgado a cada disciplina o las diferencias en número de profesores y ayudantes por alumno en las facultades de ciencias frente a otras facultades. No obstante, su consecuencia es que las pobres morenas (lo confieso, mi disciplina es la psicología) acudimos rápidamente al salón de peluquería para teñir nuestras oscuras mechas y de esta forma parecer más rubias o más ciencias, sin que parezca que nuestros esfuerzos nos lleven realmente muy lejos. Y es que, según el segundo argumento empleado por el señor Ortego, sólo se puede denominar ciencia a aquella disciplina que utiliza el método científico "como una verificación de hipótesis y su correspondiente fundamentación teórica, entendiendo por ésta la esencialmente matemática" (sic). Un ejemplo paradigmático de este modelo de hacer ciencia es según este autor la física. Es esta visión de la ciencia la que me gustaría discutir aquí.

En primer lugar, no estoy muy segura de que los físicos dedicados a la investigación y la reflexión teórica (los que se dedican a hacer ciencia, no a transmitirla) se sientan a gusto con la descripción dada por el autor del artículo. Cuando analizamos cualquier teoría, científica o no, debemos estudiar la fiabilidad y validez de su propuesta teórica y de su método. La validez y fiabilidad teórica vienen determinadas por su coherencia interna y su posibilidad de explicar y predecir los acontecimientos. Por tanto esta fiabilidad y validez hacen referencia al propio contenido del que trata la disciplina no a su matematización. La fundamentación teórica de la física no está en las matemáticas ni siquiera en la posibilidad de su traducción a un lenguaje matemático, sino en el propio discurso físico, con sus modelos, presuposiciones, teorías y maneras de ver la realidad. La física avanza gracias a que se hace preguntas relevantes desde el punto de vista físico. De la misma forma las matemáticas avanzan gracias a las preguntas y problemas matemáticos. Otra cosa bien distinta es que algunas predicciones, modelos y teorías de la física utilicen el lenguaje matemático para expresarse. Pero el significado de la física no reside en las matemáticas sino en la física. Podemos utilizar el mismo argumento para cualquier otra disciplina, ya sea química, la biología, la medicina e incluso la psicología o la sociología (por poner algunos ejemplos de morenas).

Por otro lado, la fiabilidad y la validez del método utilizado depende de si son métodos pertinentes para contestar las preguntas de la disciplina y si permiten ser contrastados de alguna manera. El método hipotético-deductivo, comúnmente conocido por método científico, se define por contrastar las hipótesis, no por verificarlas, y para contrastar una hipótesis hay que tratar de falsarla. En otras palabras, la única forma de mostrar que una hipótesis es verdadera es demostrando que no es falsa. O al menos, eso es lo que nos indica el pensamiento lógico formal y el matemático, distinto de la forma de pensar cotidiana, no científica, que nos lleva a creer que cuantas más veces se repite un acontecimiento mejor se confirma su verdad o se verifica. La utilización de este tipo de métodos en las ciencias sociales es necesariamente distinta que en las ciencias de la naturaleza o que en las ciencias físicas, de la misma forma que es distinta en bología que en física, pero no por eso es menos pública y contrastable. Precisamente la utilización de métodos científicos acordes con las preguntas y con la reflexión psicológica contribuyo a que, por ejemplo, el conductismo perdiera vigor como programa de investigación y fuera sustituido por la psicología cognitiva cuyos métodos de investigación y contrastación son, sin duda tan científicos como los conductistas.Seguramente el hecho de que la física actual no sea newtoniana no implica que ni la física ni Newton no sean científicos.

No es éste el espacio para discutir sobre filosofía o teoría de la ciencia ( tampoco estaría de acuerdo con que los teóricos de estas disciplina conozcan tan poco la ciencia) pero desde mi punto de vista, una ciencia se caracteriza por constituir un cuerpo de teorías métodica y explícitamente ordenado, referente a un campo concreto de conocimientos, y susceptible de ser investigado, comprobado o contrastado. Como afirmaba antes, el tipo de investigación que se realice, la forma de experimentar y constrastar hipótesis necesariamente tiene que variar según el campo de conocimiento, pero la necesidad de contrastación y el hecho de que esta experimentación y contrastación tiene que tener la cualidad de ser replicada es lo que caracteriza a las disciplinas científicas.

Realmente no todo el conocimiento humano es ciencia, El cine, la literatura, las charlas con los amigos e incluso la tan criticada televisión nos proporcionan una gran cantidad de conocimientos de indudable valor Pero de la misma manera, la ciencia no se caracteriza, antes del siglo por un empirismo ingenuo que difícilmente puede hacer avanzar el conocimiento ni por la presencia de una única forma de experimentar o de investigar. El valor de un conocimiento depende de lo que nos hace avanzar y huir de dogmatismos en la manera de hacer las cosas. Quizá por eso está bien que los caballeros ( y las señoras) las/los prefieran rubias, morenaso pelirojas y se casen también con quien deseen.

Hay prestigios que matan

Ellos las prefieren ... ¡Ciencias!

Más sobre la Ciencia