El rincón de la Ciencia nº 11 (Abril-2001)
Movimientos armónicos (RC-28)

M.A. Gómez y C.Macho


 

 

 

 

 

En física muchas veces nos encontramos que estudiamos fenómenos que resultan ser muy parecidos o análogos a otros que se estudian en otros campos de la propia física o, incluso en otros campos de la ciencia.

Las oscilaciones de las cargas en un circuito eléctrico; las vibraciones en la cuerda de una guitarra al generar un sonido; las vibraciones de un electrón en un átomo que generan ondas luminosas; las vibraciones de los átomos en una molécula; las oscilaciones que tienen lugar en algunas reacciones químicas; el crecimiento de una colonia de bacterias en interacción con el aprovisionamiento de alimento y los venenos que producen las propias bacterias; los zorros o los linces que se comen a los conejos que, a su vez, se comen los pastos; etc. Todos los fenómenos enumerados tienen algo en común: pueden ser descritos mediante ecuaciones matemáticas muy similares entre sí. Estas ecuaciones, en su forma más simple, son muy parecidas a las que describen el movimiento de oscilación de una masa que cuelga de un resorte o el movimiento de un péndulo.

muelle.gif (29143 bytes) En el caso más sencillo e idealizado hablamos de el oscilador armónico o de un movimiento armónico simple (m.a.s.).

El movimiento armónico simple es un movimiento periódico de vaivén, en el que un cuerpo oscila a un lado y a otro de su posición de equilibrio, en una dirección determinada, y en intervalos iguales de tiempo. Por ejemplo, es el caso de un cuerpo colgado de un muelle oscilando arriba y abajo. El objeto oscila alrede­dor de la posición de equilibrio, cuando se le separa de esta y se le deja en libertad.

Al igual que se haría con cualquier tipo de movimiento, el movimiento armónico simple puede estudiarse desde diferentes puntos de vista: cinemática, dinámica, energía, etc.

m.a.s. cinemática del m.a.s. Representación gráfica Dinámica del m.a.s. Energía en el m.a.s. Enlaces