El rincón de la Ciencia

nº 3, Noviembre de 1999

Ciencia e Historia

 

PITÁGORAS 

N. Romero

Partenon.JPG (3266 bytes)
 

Nació en Samos, isla del mar Egeo, frente a las costas de la actual Turquía, hacia el año 570 a. C.

Parece que viajó a Egipto y Mesopotamia, donde conoció a los magos persas. Hacia el 530 a. de C. emigra a la ciudad de Crotona, en el sur de Italia, probablemente por desavenencias con el régimen político del tirano Polícrates de Samos. En Crotona reunió seguidores y discípulos y se hizo con el gobierno de la ciudad. Sobre el año 500 a. de C. estalló una rebelión popular antipitagórica que obligó al filósofo a huir a Metaponto, donde murió. La figura de Pitágoras ha pasado a la historia envuelta en la leyenda. No conservamos ningún escrito suyo. Su doctrina la conocemos por sus seguidores, que fueron muy numerosos en el sur de Italia y que constituían una especie de secta que tuvo una gran influencia en la vida política de la zona durante bastante tiempo. Mantenían la creencia en la inmortalidad y transmigración del alma (reencarnación). A través de sucesivas reencarnaciones el alma se va depurando para poder alcanzar finalmente la unión con la divinidad, de la cual el alma es un fragmento. Basándose en estas creencias los pitagóricos llevaban un estilo de vida bastante curioso. Vivían en comunas o cofradías, tenían prohibido comer carne, utilizar la lana como vestimenta, comer habas, etc. Contribuyeron al desarrollo de las matemáticas al considerar el número como principio generador del Universo.

Citas

WB01343_.gif (599 bytes)