LA CIENCIA COMO "HUMANIDADES"

 

Durante los días 5 a 8 de julio de 2000 en la ciudad de Aveiro (Portugal) ha tenido lugar el primer Seminario Ibérico sobre Ciência-Tecnologia-Sociedade no ensino –aprendizagem das ciências experimentais en el que hemos participado profesores y profesoras de distintas áreas de conocimiento (Pedagogía, Física, Química, Biología, Geología, Filosofía, etc.) de los dos países. Los participantes, a lo largo de distintas comunicaciones y debates, hemos coincidido en la preocupación común por la necesidad de que la educación de los futuros ciudadanos sea efectivamente integral, es decir, que contemple todos los saberes y dimensiones de la cultura humana.

Para ello resulta imprescindible poner de relieve, hoy mas que nunca, la contribución de la actividad científica y tecnológica al patrimonio cultural de la humanidad, por lo que la vieja dicotomía entre "ciencias y humanidades" resulta inadecuada e indeseable.

Creemos que este puede ser un buen momento para superar esta aparente contraposición. Quizás una de las formas sea tratar de responder a la pregunta ¿Qué es cultura?, o mejor aún, ¿Quién decide lo que es cultura? Es necesario reconocer que la ciencia y la tecnología forman parte de la cultura, que no son algo ajeno a la sociedad ni realizadas por personas que viven y trabajan al margen de la misma. Las ciencias y las tecnologías son un aspecto importante en la identificación de las distintas sociedades, ya que tienen una gran influencia en la configuración y evolución de las mismas y, al mismo tiempo, su propia evolución y desarrollo están condicionados por la sociedad en la que se generan. Es decir, la ciencia y la tecnología son una manifestación de la sociedad, como lo es la lengua, el arte, la literatura o la filosofía.

Por todo lo cual, queremos dirigirnos a la opinión pública, y especialmente a la comunidad y administraciones educativas, para que el debate que en estos últimos tiempos se está llevando a cabo sobre la presencia de las humanidades en la formación de los estudiantes, sirva a la vez para reflexionar sobre los fines de la educación y el ineludible papel de la formación científico-tecnológica en el desarrollo de las capacidades básicas para la toma de decisiones informadas.

Este manifiesto es parte de las conclusiones del citado seminario y fue aceptado por la totalidad de los participantes.