El rincón de la Ciencia                       

nº 26,  mayo de 20043

Ciencia y Arte

ISSN: 1579-1149

La química y el arte conceptual (Víctor Grippo)

M.A. Gómez


Víctor Grippo (1936-2002) fue un artista argentino reconocido internacionalmente por sus aportaciones al arte conceptual. En su trabajo ha buscado una convergencia entre la ciencia y el arte, lógicamente marcada por su doble formación en Química y en Bellas Artes. Su trabajo, uno de cuyos principales motivos es la idea de transformación, ha girado siempre en relación con la vida cotidiana, el mundo del trabajo, el alimento y la energía. Desde el comienzo utilizó materiales y medios no convencionales en sus objetos, esculturas e instalaciones, para reflexionar en torno a las condiciones sociales y espirituales de los trabajadores, de los artistas.

Una de las materias primas utilizada en sus trabajos ha sido la patata, alimento que nació en América pero que después de la conquista se extendió por Europa. Grippo, partiendo de su simbología cultural, utilizó la energía contenida en las patatas, formando pilas eléctricas y conectándolas con cables para hacer funcionar distintos dispositivos, desde una radio hasta un polímetro que medía la energía generada. Esa clase de obras se convirtió en un clásico del artista que fue desarrollando en distintas instalaciones por todo el mundo.

Una de sus obras más conocidas es ANALOGÍA I (1970-1971) que se ha presentado posteriormente en distintas versiones en distintos lugares del mundo. Aquí mostramos algunas reproducciones de estas instalaciones y la referencia de una presentada recientemente en Madrid (Octubre-Noviembre de 2003).

ANALOGÍA I (1970-1971)

 

ANALOGÍA I (2ª versión), 1977
Instalación: patatas, electrodos de cobre y zinc, cables eléctricos, botón pulsador, texto, madera, 

ANALOGÍA I es una de las dos primeras instalaciones de una serie de cuatro que Víctor Grippo realizó a lo largo de un período de tiempo que abarca hasta 1991. Encima de una mesa larga y austera se amontonan grandes cantidades de patatas y entre 3 y 5 patatas de cada uno de estos montones están interconectadas mediante cables formando pequeñas unidades. A su vez, estas ‘células’ están unidas entre sí mediante otros cables, formando así grupos cada vez más grandes, hasta que los dos últimos cables sueltos conectan la totalidad de las patatas a un voltímetro. Cuando el espectador pulsa un botón, la aguja del voltímetro muestra la cantidad total de energía generada por las patatas. Igual que el ciclo de la vida y la muerte de la existencia humana, las patatas también ‘mueren’ después de un tiempo y su energía vital va disminuyendo –como se refleja tanto en el indicador del voltímetro como en la mesa–, hasta que finalmente otras patatas empiezan un nuevo ciclo.

Victor Grippo procede del medio rural y algunos de los temas recurrentes de su obra son las patatas, como símbolo del pan de la gente sencilla y como alimento típico de Argentina, y la mesa, especialmente la austera mesa que se muestra en esta instalación, como testimonio de uno de los sitios donde la gente se reúne y donde tienen lugar las verdaderas historias de la vida.

Texto tomado de http://www.banquete.org

"Banquete, metabolismo y comunicación"
Centro Cultural Conde Duque (Madrid).

 

Otra de las obras de Víctor Grippo en las que se muestra el cruce entre Ciencia y Arte en su obra es la instalación "Mesa escrita" (2001)

 

En la nota sobre la mesa está escrito: 

Ya llegará el tiempo del espiritual prodigio. Ya la luna encantada se transmutará en rosa.