El rincón de la Ciencia                       

nº 30,   marzo de 2005

Ciencia y Arte

ISSN:1579-1149

Gaudí y los arcos parabólicos

M. A. Gómez


Antoni Gaudí fue un arquitecto catalán nacido en Reus (1852) que murió en Barcelona (1926), mundialmente conocido por la originalidad de su obra arquitectónica. probablemente su obra más famosa, la que hace que sea su fama sea universal es la "Sagrada Familia" de Barcelona. La obra de Gaudí, en la que es difícil separar arquitectura y escultura, se inscribe dentro del movimiento modernista, aunque lo supera ampliamente por la originalidad de sus concepciones y su capacidad para romper moldes y crear nuevas soluciones.

Una de las innovaciones que constituye un rasgo característico y distintivo del lenguaje arquitectónico de Gaudí es la utilización de arcos parabólicos con función tanto constructiva como ornamental. Lo introdujo por primera vez en la Casa Vicens en la que diseña una cascada con arco parabólico, que posteriormente se convirtió en una arco ornamental y al final fue demolida. Posteriormente utilizó este elemento arquitectónico en obras como la casa Batlló, el Colegio de Santa Teresa, el Palacio Güell o las Bodegas Güell de Garraf, de las que aquí vamos a ver algunos ejemplos.

Colegio de Santa Teresa

El acceso al colegio ya se inicia en un porche con un arco parabólico. Pero el elemento más notable de esta obra, probablemente el de mayor belleza, es el sistema de corredores con arcos parabólicos de la planta baja y el primer piso que permiten aprovechar la luz y distribuirla hacia los patios interiores

 

Palacio Güell

Uno de los elementos más singulares del Palacio Güell es la gran cúpula parabólica y estrellada (agujeros en forma de estrella por los que penetra la luz) situado sobre el amplio vestíbulo.

 

Casa Batlló y Casa Milá (La Pedrera)

En estas dos edificaciones Gaudí utiliza los arcos parabólicos como sustentación de la cubierta para formar los espacios correspondientes a las buhardillas o áticos.